miércoles, mayo 17, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 17 Mayo 2017



Pequeño recordatorio

Alejandro Palacios no perdió tiempo para lanzar su "verdad" sobre el aparente desinterés del Club Universidad por los jugadores que son símbolos del equipo, y se le ocurrió asegurar que así como no se le respetó su deseo de seguir jugando con los universitarios, lo mismo pasó con Ismael Sosa, quien se fue vendido a Tigres cuando quería continuar, y también nombró al "Hachita" Ludueña y a Dante López.

Nomás hay que recordarle al veterano portero que si la directiva vendió a Sosa fue para solucionar un graaave problema de flujo de capital en el equipo que dejó la anterior administración, y que si no se hubieran prescindido del desorbitante salario que percibía Sosa, muchos trabajadores del club, que laboran más de ocho horas y viven al día, se habrían quedado sin cobrar la nómina, mal que también habría alcanzado a los integrantes del primer equipo.

Es decir, Alejandro Palacios no habría cobrado, como suele suceder en otros equipos, no hubiera tenido dinero para cubrir los gastos de su casa, de su negocio y muchas cosas más. Nada de esto fue un secreto, el presidente Rodrigo Ares lo dijo públicamente, como debe ser.

También habría que pedirle que leyera un poco más y se diera cuenta de que Ludueña y López no sólo cobraban más que él, sino que apenas jugaban 10 o 15 minutos por juego, y al menos Dante de símbolo no tenía nada.

Ojalá que el buen 'Piko' pueda encontrar chamba con algún otro club, para que siga aportando como él cree, porque en estos años me he dado cuenta de que el mal de muchos jugadores es que se niegan a aceptar el paso y el peso de los años.

No se quiere ir

Mientras otros hacen todo por salir de Cruz Azul, Joao Rojas ansía quedarse en La Máquina por más que haya sido puesto transferible por el club.

El mediocampista ecuatoriano está consciente de que el Clausura 2017 no fue su mejor torneo, entre las lesiones y pobres actuaciones, pero él quiere seguir en el conjunto cementero.

Me contaron por ahí que Rojas hará caso de lo que le indique la directiva celeste, pero no pierde la esperanza de continuar con Cruz Azul, pues él mismo expresó que no hay nada como estar en este equipo.

Sin embargo, La Máquina ve en Joao una buena moneda de cambio, pues algunos clubes estarían dispuestos a involucrarlo en alguna operación.

De hecho, una de las opciones que se manejan es el intercambio del volante sudamericano por Daniel Villalva, de Veracruz, que anhela deshacerse ahora sí del "Keko".

Ya se verá si Rojas termina saliendo del equipo, pero me queda claro que tiene más ganas de seguir en Cruz Azul que Enzo Roco, quien, pese a no haber sido puesto transferible, ya manifestó su deseo de salir y hasta se encuentra en su país, Chile, dejando entrever a través de su cuenta en Instagram que no está de vacaciones, sino para radicar otra vez ahí.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios