jueves, mayo 04, 2017

Genios de la cancha



Por: Mario Castillejos (04-05-2017)

El futbol pertenece a la gente del mundo del espectáculo".

Quique González, músico


Un jugador como Cardona, versión en pantalones cortos de lo que los literatos llaman "realismo mágico", tendría que jugar por decreto papal. De igual forma Lucas Zelarayán.

La gente se fija mucho más en un jugador que en un equipo. Mike Jagger o los Rolling Stones, Paul McCartney o los Beatles, Messi o Cristiano. La lista es infinita.

Yo quiero que siempre jueguen Cardona y Zelarayán, aunque ese día lo hagan sin brillo.

Al minuto 20, la mayoría de las estrategias diseñadas por los sobrevaluados entrenadores se alejan de lo planeado y, en ese momento, los artistas retoman la escena. El futbol de videojuegos sólo funciona presionando botones, pero en el mundo real esto aún no sucede.

Las videoconsolas con el juego de FIFA 2017, junto a las casas de apuestas, nos han hecho más entrenadores. Afortunadamente es el aficionado quien aún se divierte antes que cualquier entrenador.

Zinedine Zidane en esta temporada sólo ha perdido 4 de 53 partidos oficiales y está a punto de ganar la Liga y la Champions. ¿Estamos frente a un genio de la estrategia?

Bueno, por lo menos tengo que aceptar que el francés no estorba, pero cuando un volante como Toni Kroos completa 100 pases de 104 intentados; Cristiano marca doblete en Múnich, triplete en el Bernabéu en la vuelta de los Cuartos al mismo Bayern Múnich y otro triplete al Atlético de Madrid, además de contar con un Sergio Ramos en estado de gracia salvando partidos con la cabeza de último minuto y a un Marcelo con mechas en oscuro a la Albert Einstein desafiando en el pasto la teoría de la relatividad, el único mérito que le puedes dar a un entrenador que con dificultad organiza frases de más de cinco palabras es el de coincidir en tiempo con estos monstruos del futbol.

¿Qué opinión tendríamos de Pep Guardiola sin Messi? ¿Mario Lobo Zagallo sin Pelé? ¿Menotti sin Kempes? Es más, ¿quién era el entrenador del Nápoles de Maradona? ¿El entrenador del Real Madrid y las cinco Champions de Di Stéfano?

Los síntomas de locura de cualquier entrenador brotan cuando éstos intentan opacar a sus figuras. A Ricardo Ferretti le han criticado hasta el cansancio su lema "yo respeto jerarquías" y lo único que hace es salvaguardar el papel de los mejores.

En contra de la definición de equipo, cualquier once sin por lo menos un héroe, es desdichado. Y para consuelo de los entrenadores arrogantes, ahí están los videojuegos. ¿No cree usted?

Señores, se viene la Liguilla y con ello el momento del jugador. Oribe Peralta, Gignac, Pabon, Pulido, Alustiza, pero yo quiero ver a Cardona y Zelarayán.

PD: La principal marca del genio no es la perfección, sino la originalidad. Y el futbol, sin ellos, no es divertido.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios