domingo, mayo 14, 2017

Se impone la lógica



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' (14-05-2017)

El "Gigante de Acero" estaba preparado para la fiesta.

El ambiente era una mezcla de duda y esperanza de atestiguar un milagro, pero la lógica se impuso.

Durante 180 minutos ambos equipos enseñaron sus armas y fue tanta la diferencia del potencial futbolístico entre Monterrey y Tigres que a muchos de nosotros nos sorprendió.

Sólo hubo un equipo en las canchas del Uni y el BBVA.

Los Tigres golearon 6-1, dejando en evidencia que de los muchos conceptos futbolísticos y psicológicos en que mostraron superioridad, la efectividad ofensiva fue una gran diferencia.

De las dos figuras, Gignac cumplió a la perfección y Pabon fue el peor del Monterrey.

Si en el partido de ida el colombiano me desconcertó por su poco interés, en el de ayer su indiferencia fue típica de un jugador que tiene su mente en otra parte y creo que está en chino que alguien piense lo contrario.

Lo mostrado por los felinos fue una afirmación del reencuentro con su buen futbol y el marcador no fue más abultado porque no le hacía falta e inteligentemente cuidó a sus delanteros.

Monterrey arrancó su búsqueda del milagro con un futbol atropellado y con una intensidad que contagiaba, pero a la vez desgastaba demasiado el físico de sus jugadores, no supieron administrarlo.

Era lógico verlos 30 minutos después arrastrando la cobija y dejando de ser un equipo que pudiera competir con el buen manejo del físico y de los tiempos como tuvo Tigres.

En los primeros minutos del partido se hizo la lucha, poco inteligente para mi gusto, porque a los Rayados muy pronto se les vio perdiendo fuerza contra un rival que sabíamos que sería más peligroso que el mismísimo Tigres: la desesperación.

Dominados por este demoledor adversario se convirtió en una presa fácil para un felino astuto que mostró temple de campeón.

Tigres es merecedor, en todos los sentidos, de estar en la Semifinal y luego de ver a sus posibles rivales de aquí en adelante no se me hace complicado decirles que estos felinos sólo no levantarán el trofeo de campeón por errores propios.

A Monterrey el destino le trazó un camino muy distinto.

Luego de esta eliminación, acompañada por una goleada de 6-1 en el global y la inexistencia en su forma de juego en los últimos partidos de Liga y Liguilla, muchos jugadores seguramente dejarán la institución y no sería una locura pensar que hasta el "Turco" Mohamed, que ya estaba arreglado con su directiva, podría ver la sorpresa tocar su puerta.

Dicen en mi barrio que equipo bien dirigido no pierde dos partidos seguidos y el Monterrey perdió cuatro y dos de ellos fueron Clásicos.

Felicidades, Tigres.
Anuncios