martes, 20 de junio de 2017

Columna San Cadilla Mural - 20 Junio 2017



Ahorita vengo

A lo mejor está en modo jefe buena onda, pero llama la atención lo permisivo que se ha portado Juan Carlos Osorio con los jugadores para que dejen la concentración de la Selección.

Digo, la Confederaciones no es el Mundial, pero para el futbol tenochca es un asunto importante. Aún así, en pleno torneo cualquiera puede agarrar un avión y avisar que vuelve al día siguiente.

Les digo esto porque ayer Hirving Lozano viajó ayer de Kazán a Amsterdam y de ahí a Eindhoven, para formalizar su pase como nuevo futbolista del PSV.

El "Chucky" pasó la noche en Holanda y de ahí, de retache a Rusia para el cierre de la preparación del Tricolor rumbo al juego del jueves, contra Nueva Zelanda en donde seguro no será titular.

Hace una semana fue Carlos Salcedo quien dejó al Tricolor para ir a Frankfurt, donde posó para la foto y firmó su nuevo contrato con el Eintracht, de la Bundesliga.

Y eso que a Héctor Moreno no le gusta la faroleada, porque también pudo haber volado a Italia para contratarse con la Roma. Con él bastó un mensaje de bienvenida del club a través de Twitter.

Digo, tampoco es como que alguno haya tenido un hijo, como Rafael Márquez durante la Copa Oro del año pasado.

A ver si en los próximos días, con el torneo más avanzado, alguno de los tricolores que están en busca de un nuevo equipo, como Guillermo Ochoa y Miguel Layún, no salen con que también quieren permiso para salir.

Espero que del resto ninguno haya dejado los frijoles en la olla, ¿se imaginan?

¡Ahorita vengo, profe, no me tardo!

Atínale al precio

Y hablando del "Chucky", Jesús Martínez andaba feliz de la vida ayer, presumiendo que concretó la venta del jugador mexicano más caro de la historia, pero nunca dijo el precio.

En efecto, el pase de Lozano al PSV Eindhoven es el más caro para un jugador nacido en el País, pero la razón por la que el dueño del Pachuca no podía hacer la fiesta completa es una cláusula de confidencialidad que firmó con el cuadro granjero.

Pero como mi pecho no es bodega, tengo que decirles que el pase del "Chucky" ronda los 24.5 millones de euros, una cifra que supera cualquier cantidad pagada por un jugador mexicano que haya salido de la Liga MX al extranjero, incluidos los 22 millones que le desembolsó el Benfica para llevarse a Raúl Jiménez del Atlético de Madrid.

Otra parte del misterio sobre el precio vendría de la mano de una condición más en el contrato.

Diiiicen que el 30 por ciento de los derechos sobre "Chucky" quedó en poder del Pachuca, por lo que, si en algún momento el PSV lo vende a otro club, casi la tercera parte de la lana iría a dar a Pachuca.

¿Qué tal?

Nada de cuchillo

En el Guadalajara decidieron llevarse a Javier Eduardo López a la pretemporada, en Cancún, para que trabaje allá por separado y le den terapias, a pesar de que el especialista Rafael Ortega recomendó que fuera operado de una pubalgia.

Quién manda en las Chivas es Matías Almeyda y, aunque el "Atotonilco" sabe su chamba y trabajó para el club por años, su voz ahora como asesor externo ya no tiene el mismo eco que antes tuvo.

A lo mejor el "Pelado" teme que le entreguen chueco a la "Chofis" después de la cirugía, pero queda claro que el bisturí no es de su agrado, así que el nuevo encargado del área médica, el kinesiólogo Fabio Álvarez, buscará la solución en la terapia física.

Ojalá les funcione, porque el torneo pasado el Rebaño sufrió las de Caín con las lesiones y no querrá iniciar el torneo con una más.

Por cierto, Carlos Cisneros, quien no jugó en todo el torneo pasado por una fractura de tibia por estrés, todavía no tiene fecha de regreso.

Y a eso hay que agregarle la secrecía que le pone el club a los partes médicos, porque sólo Almeyda puede hablar de eso.

Todos unos maestros del suspenso.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios