martes, 13 de junio de 2017

Columna San Cadilla Norte - 13 Junio 2017



¡Que es por eso!

Más de 42 veces el viernes, otras 87 el sábado y unas tantas el domingo me preguntaron que si sabía el porqué Jesús Corona "Coronita" se había bajado de la Selección Nacional tan repentina y misteriosamente.

Versiones había varias, desde un pleito con alguien ahí, hasta que bañaron a su esposa en la tribuna, pasando por "problemas legales" en algún negocio o propiedad.

Bueno, pues les cuento que Corona "Coronita", ex de mi Pandilla del Cerro de La Silla, anda algo angustia'o, preocupa'o, turba'o, inquieto e intranquilo porque la familia de su esposa y la de él no se llevan nada bien, al grado de que están enfrentadas de manera abierta y con situaciones que han repercutido en la tranquilidad emocional de los suyos.

Ante la magnitud de la bronca, Corona decidió pedirle a Osorio que lo dejara en México para ver si puede arreglar algo antes de reportarse de regreso en Portugal.

Pues eso fue lo contado por un Judas que, si él se equivoca, entonces nadie tiene la verdad.

PD: Es el más allegado al jugador.

Alzan la mano

En gran parte de la columna de ayer les toqué el tema de la violencia, de las declaraciones inoportunas que no aportaban nada y sí restaban del señor Miguel Ángel Garza Martínez, de las pésimas decisiones tercermundistas de la directiva de Rayados, de los pleitos de los aficionados y toda esta malaria que se vive cada día más en este futbol regiomontano.

Ayer, en una parte de la columna, les puse:

“¿Cómo les caería que una directiva saliera a declarar que ya basta con todo esto y que habrá una iniciativa para arreglar toda esta enfermedad que cada vez es mayor?

Les cuento que esto estaría pronto a suceder. Según sé, en cualquier momento podría ya planearse esto que les acabo de escribir.

La rivalidad es cada vez más enfermiza. Y si de una parte debe de comenzar, es de los directivos. Ojalá que con las acciones que se tomen pronto para buscar la paz de una vez por todas, se dé marcha atrás a la retrógrada y tercermundista decisión que tomaron en Guadalupe”.

Eso les escribí ayer. Pos bueno, les cuento que felizmente ya comenzó una directiva con lo que les anticipé hace 24 horas.

Tigres, desde muy temprana hora del lunes, comenzó a idear, pensar, planear y llevar al papel una campaña para, cuando la tenga lista, sentarse con su homóloga de La Pandilla del Cerro de La Silla y, juntos, darle vuelta a esta enfermedad que está ensuciando al futbol regiomontano.

Desde hace tiempo les he venido contando que está triunfando ese lado negativo de los fanáticos, y como este fin de semana llegó a las directivas con sus decisiones y declaraciones, como que a la felina "ya le cayó el 20" y ha comenzado a actuar.

"Es buscar todas las alternativas, poder entender la posición de ellos, cuál es nuestro punto de vista y de ahí poder empezar a construir algo, y la próxima temporada implementar en los dos estadios algo que sea positivo y ejemplar a nivel nacional.

"Debemos de buscar la no violencia, más que buscar un remedio tratando de vetar o quitar a los aficionados, sino ir un paso más adelante y acercarnos a la directiva del Club Rayados", expresó Garza.

Así como ayer le dije al señor Garza que sus declaraciones eran negativas e inoportunas, hoy habrá que aplaudir que inicie esto que tanto se está pidiendo, al menos los que estamos en contra de los enfermos fanáticos.

Síganle...

¿Qué sigue?

Tigres trabajará en ello y contactará a Rayados para replantearse el cómo están trabajando en ese aspecto.

Cemex y Femsa, dos empresas líderes en este País, deben actuar pronto y ya lo van a hacer.

El problema es que esto no termina aquí. Basta con que un aficionado se ampare y vaya a la Profeco para "activar" (por llamarle así) el Artículo 58 en su Capítulo VI ("De los servicios").

"El proveedor de bienes, productos o servicios no podrá negarlos o condicionarlos al consumidor por razones de género, nacionalidad, étnicas, preferencia sexual, religiosas o cualquier otra particularidad", dicta ese Artículo 58.

Esto en alusión a la decisión del Club Monterrey de no dejar pasar a los visitantes con sus camisas en "partidos de alto riesgo", lo que, a todas luces, es ilegal.

Rayados es un club que se mueve bajo el eslogan "Hagámoslo bien!" y con un código de ética ejemplar en el futbol mexicano, y como tal estamos seguros que, en base a esos principios que los representan ante todos, actuarán de la mejor manera.

Mucho ruido y alboroto se ha hecho por esta decisión tomada hace unos días.

Siento que Rayados se metió en un problema complejo, sin necesidad, y que como ya tomó partido, no va a querer dar marcha atrás... a menos que antes ya se junten las directivas y se vayan por el camino que busque erradicar todo este problema.

Porque hay dos caminos: buscar una solución pacífica o creer que es la única la del veto a las camisas visitantes en partidos "de alto riesgo".

Hasta hoy, Rayados sigue en la idea de que la segunda es la correcta, aunque todo mundo le grita que es la otra.

Todos los estadios tienen zona para el visitante, menos el BBVA, aunque la FMF lo ha venido solicitando.

¿Por qué en el Tec sí le daba una esquina a los visitantes, y acá, que es casi el doble, no?

Tan fácil que es rectificar el camino. Pero como eso no está en los planes, seguirán en la disputa diaria caminando en un hilo muy delgado. Qué necesidad de andar al filo de la ley y las interpretaciones.

Pregunta y respuesta

- ¿Recapacitará Rayados y trabajará mejor en un plan que lo lleve a tener paz, o seguirá pensando que la solución es la fácil, la de vetar al rival?

- Yo pienso, por el nivel que ocupa esta institución y la empresa que está detrás de ella, que buscará el camino correcto, que es erradicar la violencia con trabajo y una estrategia inteligente... ¡y no con soluciones como la que tomó!

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios