lunes, 12 de junio de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 12 Junio 2017



Cuestión de destino

Esta semana la vida dio unas vueltas tan extrañas que llevarían a Jürgen Damm de la tribuna del Estadio Azteca hasta las canchas de Rusia.

Resulta que Juan Carlos Osorio advirtió a su círculo cercano que no daría a conocer la lista de 23 convocados para la Copa Confederaciones sino hasta el viernes pasado porque tenía pensado contar el jueves en el juego de Eliminatoria ante Honduras con un futbolista que no estaría en esa lista y pues no quería ponerle en la torre enterándolo de antemano que no volaría a Europa tras el duelo de ayer contra Estados Unidos.

Diiiicen que ese futbolista era Jürgen Damm, quien además, para colmo, traía molestias físicas que obligaron a Osorio a tenerlo entre algodones toda la semana. Supuestamente, las molestias referidas lo habrían dejado fuera del juego contra Honduras, el cual fue precedido, casualmente, por la "indiscreción" de la FIFA, que por la mañana se le adelantó a Osorio y reveló la lista final de la Confederaciones en la cual, en efecto, no apareció Damm.

De tal suerte, el jueves por la noche el volante de Tigres se fue a la tribuna, lastimado y fuera de la expedición a Rusia.

Sin embaaaargo, 48 horas después todo cambiaría para Jurgen, pues el sábado salió lo de la baja de Jesús Manuel Corona y Damm, con todo y sus dolencias, se trepó anoche al avión que llevó al Tri a Europa.

Cuando creas que el karma no existe, checa lo bien que trabaja y se comporta Damm y usa su historia de esta semana como un ejemplo.

Enemigos míos

La semana pasada se realizó una convivencia entre los jugadores de la actual Selección Nacional y varios de los veteranos que ganaron la Copa Confederaciones de 1999.

Me contaron que luego de las sonrisitas para cumplir los protocolos, la cosa se puso álgida pues los pupilos de Juan Carlos Osorio decidieron aprovechar la ocasión e increparon a sus predecesores, muchos de ellos comentaristas de televisión en la actualidad, y les reclamaron lo mucho que ellos creen que les pegan en los programas en los que participan hombres como Alberto García Aspe y Ramón Ramírez, entre otros.

Afortunadamente, nadie tenía ánimo de pelear y los veteranos, ya unos viejos lobos de mar, escucharon a los futbolistas y se tragaron incluso acusaciones de que les tienen envidia a los actuales tricolores y cosas parecidas. Luego de dialogar, me contaron que ambos grupos se estrecharon las manos y que entre todos fumaron la pipa de la paz, por lo que si de repente te toca ver menos críticas que de costumbre en esos programas donde suelen repartir a diestra y siniestra, pues ya sabes por qué fue...

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios