viernes, agosto 11, 2017

Columna San Cadilla Norte - 11 Agosto 2017



No me ayudes, compadre

En su momento de esplendor con el Barsa, Rafa Márquez enfrentó a los delanteros más peligrosos del planeta, y casi siempre salió bien librado, lo que jamás imaginó fue que uno de sus grandes amigos lo tenga al borde del final de su carrera.

No es un tema menor por el que atraviesa el capitán de la Selección Mexicana, al congelarle todas sus cuentas, no puede ir como ustedes, por un hot dog a la tienda de la esquina. Aunque lo cierto es que ni hambre tiene, lleva prácticamente dos días sin comer ni dormir.

Ni siquera sus amigos se animan a prestarle lana por temor a verse señalados por el Departamento del Tesoro de EU. Son los mismos amigos de Raúl Flores Castro, hijo del presunto capo detenido Raúl Flores Hernández.

"Junior" y Rafa se hicieron amigos allá por los 90, cuando Márquez despuntaba en el Atlas. Aunque el michoacano todavía no era "El Kaiser" ya era muy selectivo con sus amistades, pero "Junior" de inmediato le cayó bien. Pronto se hicieron compadres cuando fue a Mónaco a bautizar a la primogénita del defensa con Adriana Lavat.

Ya en Barcelona, Márquez comenzó a ganar lana como príncipe y a ver qué hacía con ella. Fue entonces que su compa le sugirió comprar un equipo de la Primera A.

Así, el 24 de junio del 2008 quedó asentado en el acta de una asamblea del Club Morumbí que Flores Hernández, antes de renunciar a dicha organización, ingresaba a Márquez, a Miguel Zepeda y a su hijo.

A final de cuentas ni siquiera pudieron inscribir el equipo, pero la huella indeleble quedó registrada... y sería el primer indicio que la DEA encontraría.

En julio del 2009, el bar La Camelia fue asegurada por la SIEDO y se vinieron los problemas. Era el mismo sitio, en cuya área VIP habían departido Rafa, el cantante Alejandro Fernández y demás amigos.

Luego en el 2013, Flores Hernández ingresó al penal federal acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

"Junior" sabía la tormenta que se vendría y, por eso, decidió ceder a Rafa un terreno en El Bajío que habían comprado juntos a un excelente precio. No quería que su amigo se viera involucrado con ellos, pero para entonces la DEA ya llevaba años investigándolos, para dar comienzo al embarradero.

PD: Con esos amigos...

¿Qué onda con Honda?

Y otro que está perdido, pero de las canchas, es Keisuke Honda, porque tampoooco jugará mañana cuando los Tigres visiten al Pachuca.

Es más, todavía falta que pase su proceso de adaptación, porque desde que llegó se la ha pasado entrenando por separado, debido a una lesión, y será hasta el lunes cuando por fin empiece a trabajar junto a sus compañeros.

Hasta ahora el japonés entrena con el preparador físico que trajo a su gusto y sus tiempos libres los pasa en Galerías Pachuca, cerca del Hotel Camino Real, donde por el momento vive, lejos de los reflectores a los que estaba acostumbrado en Milán.

Así que su debut en el futbol mexicano, si bien le va, será hasta la Jornada 7, cuando los Tuzos visiten a los Xolos de Tijuana, sí, dos de los equipos de los que se esperaba más y se encuentran sumidos en el sótano.

No dudo que, sobre todos los Tuzos, no tarden en reaccionar, aunque lo harán hasta la próxima jornada porque los Tigres les van a ganar mañana.

A ver si con su cuarta derrota en cuatro partidos, las señales de alarma se prenden y llegan las críticas, porque si hay un equipo al que se le aplaude y nunca se le critica es al Pachuca.

Al club de Chucho Martínez se le da un trato muuuy light a nivel nacional. Si hace algo bien, son puras alabanzas y aplausos, pero si hace algo mal, nadie dice nada, no pasa nada. Es el escenario ideal que todo directivo quisiera, para trabajar con comodidad.

La paciencia que sobra para los Tuzos escasea en cambio para los equipos regios que, al igual que los hidalguenses, armaron grandes planteles para este torneo.

No fuera Tigres o Rayados el que tuviera un arranque tan pobre como el Pachuca porque ya estarían criticando que si el gasto inútil, que si la cartera.

Lo bueno que aquí, al menos yo y en CANCHA, no somos pasalones, la exigencia es del tamaño del plantel y esta sirve para que los directivos nunca estén cómodos ni caigan en confort, sobre todo "El Inge" que ayer declaró: "Los resultados todos los estamos viendo, de ser los semidioses del 5-0 a medio apestar en el 1-1 fuera (con Santos) y en el 1-1 de Querétaro, levantar las luces rojas y no es así".

Tranquilo, "Inge", ya viene la calma, porque mañana le ganan al Pachuca.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios