jueves, agosto 03, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 03 Agosto 2017



'Doña Tora' versión 2.0

Si pensaron que lo habían visto todo, luego de checar en acción a "Doña Tora", madre de Nelson Cuevas, ese "jugadorazo" paraguayo que militó con el América en 2006, pues todavía hay una versión mejor de una mamá que también funge como promotora de su hijo.

Se trata de Patricia Perdomo, la progenitora de Gastón Silva, el defensa que dejó plantados a los Pumas.

"Doña Tora" era tremenda y siempre salía en defensa de su vástago, tuviera o no la razón. Es más, se ponía brava si los entrenadores no le daban bola a su muchacho y armaba menudos escándalos en los sitios de entrenamiento.

En más de una ocasión se molestó con los que estaban en el banquillo de las Águilas, al grado de que los azulcremas prefirieron cortar por lo sano.

Ahora, en el caso de Silva, resulta que la señora fue quien estuvo pegada a las negociaciones de transferencia de su hijo, fue testigo del contrato que firmaron Torino y Pumas, y si mis ojos no fallan, en La Cantera tienen una carta firmada por el propio jugador, aceptando el trato.

Si Gastón insiste en que no puso nada de su puño y letra, habrá que ver entonces quién le echó la "poderosa" a los papeles que están en poder del Club Universidad, porque, además, Doña Patricia ya habló en su natal Uruguay diciendo que como los auriazules andan mal y de malas en el arranque de la Liga, están buscando distraer a la opinión pública con todo este "show" con su inocente hijo.

Por lo pronto, ella ya levantó la voz y lo hizo sin miedo ni tapujos, no como su hijo, que prefirió las redes sociales para expresarse. Siento como si estuviera viviendo un capítulo de esa serie llamada "Bates Motel"... Se los dejo de tarea.

La idea de Yegros

Si por ahí Billy Álvarez se da el tiempo de leer mi columna, le adelanto que un ex jugador de Cruz Azul quiere sentarse a platicar con él para proponerle una escuela del equipo en Sudamérica.

El ex celeste de quien hablo es Julio César Yegros, goleador del equipo en los 90 y quien ahora cuenta con una pequeña academia en Paraguay, que le gustaría llevara el nombre oficial de La Máquina.

Para ello, el guaraní piensa viajar en septiembre a la Ciudad de México y buscar un acercamiento con el mandamás cementero, posibilidad que lo llena de emoción por el cariño que le guarda al equipo con el que fue campeón de Liga en 1997.

Ahora, esperemos Billy tenga la agenda desocupada para esas fechas y, si no es así, que le haga un huequito a quien en su momento le dio muchos goles. No vaya a ser que su gente de confianza salga con la respuesta de siempre cuando su jefe no quiere platicar con alguien: "el Licenciado ahora está muuuy ocupado".

Mail: san.cadilla@reforma.com 
Anuncios