domingo, septiembre 10, 2017

Columna San Cadilla Mural - 10 Septiembre 2017



Nacido para patear

Para muchos es un payaso y para otros, un guerrero y un modelo a seguir.

Hace muchos años, Conor McGregor era sólo otro chico irlandés que soñaba con jugar futbol profesional en Old Trafford para el equipo de su infancia. Quería estar frente a miles de aficionados alrededor del mundo.

Corría en el patio de su casa con la camiseta del Manchester United y el anhelo de ser una estrella, pero su afición por el balón fue sustituida por las artes marciales mixtas.

McGregor creció en Dublín con sus padres, Tony y Margaret, quienes lo inscribieron en la primaria Gaelcholaiste, donde comenzó a desarrollarse como futbolista.

Tony introdujo a su hijo en el mundo del boxeo a los 12 años y después lo inscribió en el Club Crumlin Boxing. Muhammad Ali era el ídolo de Conor, así que cualquier parecido en las promociones de ambos peleadores no es coincidencia.

Conor jugó para los equipos semiprofesionales Slieaveamon United y Yellowstone Celtic, de la Liga de Iglesias Unidas y la Liga de Futbol de Leinster, respectivamente. Sus compañeros recuerdan que el pequeño delantero siempre les decía que le dieran el balón y que él se encargaría del resto.

Robbie Beakhurst, ex técnico del Slievenamon United, confirmó que a pesar de que a Conor le gusta hablar de sí mismo, siempre ha sido un hombre que conoce su calidad y se tiene confianza, lo cual quedó de manifiesto en la Sunday League.

"Jugó para mí con un club llamado Slievenamon United, cuando jugamos en la Liga de Iglesias Unidas. Él era un delantero genial y fue nuestro máximo anotador cada año. Cuando tomé el Yellowstone Celtic, lo llevé conmigo y seguía anotando cada semana", compartió el técnico.

Alan Prower, actual estrella del Kilmarnock de Escocia, fue compañero de "The Notorious" en el Yellowstone Celtic.

"Me ha invitado muchas veces a Las Vegas y yo a él a visitar al equipo. Es broma, le escribo sin esperar una respuesta, para desearle buena suerte", dijo Prower, quien aún no ha hablado con McGegor.

"Él es un buen chico y siempre ha tenido esa chispa que te inspiraba y con la que podías darte cuenta de que sería una estrella. Sigue siendo una inspiración para mí. Cuando decidió entrar al mundo del boxeo, comenzó a oscilar entre el equipo titular y la banca, hasta que llegó un momento en el que decidió dejar el futbol atrás y dedicarse de lleno a pelear. Creo que tomó la decisión correcta".

Aunque McGregor recuerda con gusto sus años como futbolista, incluso agradece el haber practicado un deporte en el que tenía que patear, pues cree que fue una buena preparación.

Pero su personalidad no podía quedar atrás y declaró que la razón por la que dejó el futbol fue que se dio cuenta que era un deporte para mujeres.

"The Notorious" luchó con la vida: pasó de trabajar como plomero en Irlanda -donde vivía en un diminuto departamento con su novia Dee Devlin-, a convertirse en el primer luchador de UFC en tener dos títulos de diferentes divisiones al mismo tiempo.

Enfrentó a Floyd Mayweather Jr. en la segunda pelea de boxeo que más dinero ha generado en la historia, con 600 millones de dólares.

El chico irlandés que soñaba con jugar en Old Trafford, en el 2014 no supo nombrar a un solo jugador del Manchester United de Louis Van Gaal. Aunque siendo justos, no hay muchos seguidores del United a los que les guste recordar a ese equipo.

El destino modificó el sueño de McGregor y no precisamente por una lesión de rodilla.

Puede que actúe como un payaso y su ego no sea proporcional a su 1.75m de estatura, pero lo que no tiene lugar a discusión es que McGregor es un guerrero y un modelo a seguir.

Nunca se rindió ni le ha dicho que no a un reto, sea dentro de un octágono, un ring de boxeo o frente a un micrófono, el irlandés siempre ha respondido y cumplió uno de sus sueños de la infancia.

Hoy tiene millones de dólares en ventas de PPV, patrocinios de marcas reconocidas y arenas repletas en todo el mundo aclamando su nombre.

Puede gustar o parecer desagradable, pero no puede ser ignorado.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios