lunes, octubre 09, 2017

Columna San Cadilla Mural - 09 Octubre 2017



Sólo los regios

Enorme pachanga armó el Monterrey el sábado para despedir a Aldo de Nigris, quien desde hace algunos meses había anunciado su retiro del futbol e incluso anda de comentarista de televisión, pero deseaba jugar por última vez ante su gente, con sus amigos y los Rayados, con los que hizo época, con Víctor Manuel Vucetich como técnico, ex compañeros y figuras.

El pachangón no sólo fue entretenido y cargado de emociones, como ver al hijo mayor de Aldo cobrar un penalti y celebrarlo como lo hacía su fallecido tío Antonio.

La fiesta también fue un éxito de taquilla, al registrar un lleno en el Estadio BBVA, con boletos que costaron 50 y 100 pesos y cuya recaudación no fue para el festejado, sino para la Cruz Roja Mexicana, con la idea de aportar para a los damnificados de los sismos de septiembre.

Una respuesta como ésa a la convocatoria -y no se enojen los demás- sólo los aficionados regios la tienen, sobre todo para eventos fuera del calendario oficial.

Obviamente, los más de 50 mil asistentes tuvieron la oportunidad de ver a figurones locales, como Humberto Suazo, Guillermo Franco, César Delgado, Bahía, por los Rayados, y hasta al Alcalde Cuauhtémoc Blanco, por el quipo de los amigos de De Nigris. Además, estuvieron ex jugadores de los Tigres, como Héctor Mancilla y Claudio Núñez.

Ese apasionamiento por el futbol que tienen en Monterrey llevó a algunos extremistas a criticar duramente a los ex tigres que se vistieron con ropa de los Rayados para la fiesta y desataron un linchamiento en redes sociales.

La rivalidad, a veces llevada a terrenos de lo absurdo, obliga a los futbolistas a dar explicaciones.

Para bien o para mal, sólo los regios.

Ahí viene

El sábado pude ver con el equipo de amigos de Aldo nada menos que al goleador histórico de las Chivas, Omar Bravo, de 37 años, a quien el 14 de octubre se le acaba la temporada regular con el Phoenix Rising, de la United Soccer League.

Al ídolo rojiblanco también se le acabará, al final del año, el contrato que tiene con el Club Guadalajara y de donde le llega gran parte de su cheque mensual.

No duden que el más feliz con ese final sea José Luis Higuera, quien por más que le buscó acomodo en los últimos Drafts para quitarse de encima su salario, nada más no pudo.

Bravo estará evaluando su futuro: buscar otro equipo en Estados Unidos para un último año de carrera, volver a México o de plano plantearse el retiro.

En junio los Leones Negros le ofrecieron la opción de volver a Guadalajara, pero en ese momento el de Los Mochis no estaba convencido de jugar el Ascenso MX.

Quién sabe ahora.

Sinergia

Rondan los pasillos de las oficinas de los Pumas los rumores de que Rodrigo Ares de Parga les facilitó -sin querer queriendo- las cosas a un grupo en el que trabaja gente de un grupo empresarial que acaba de alejarse del Grupo Pachuca y tiene una propuesta para cambiar la estructura del Club Universidad.

Estos caballeros quieren que los Pumas se dejen manejar al estilo Sinergia Deportiva con los Tigres, de tal manera que la Universidad se deslinde totalmente de la administración, explotación y marca del equipo.

Para muchos podría sonar a sacrilegio, pero diiiiicen que los papeles estarían por llegar a los ojos del Rector y no sólo aspiran a convencerlo de la mina de oro que significaría que el equipo pase a manos de una empresa privada, sino que documentan cómo el modelo de club actual es obsoleto.

El bandazo con Sergio Egea y el último lugar en la Liga serán grandes aportes para respaldar la idea de que el Club Universidad AC debe cambiar o morir, o descender, para no ser tan dramáticos.

Como la gente a la que me refiero sabe bien su negocio, la estrategia no es la de una toma hostil del poder, sino que quieren involucrar a los socios y al Patronato, por lo que no veríamos una revolución, sino un proceso que ha recibido un empujón por la manera en que el proyecto de Ares de Parga se ha ido al abismo.

Habrá que ver.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios