martes, octubre 31, 2017

Columna San Cadilla Norte - 31 Octubre 2017



Un esquema

Han habido comentarios en estas últimas semanas respecto al futuro de la directiva de los Tigres.

No es nuevo el rumor de que el Ingeniero Alejandro Rodríguez Michelsen, presidente de Sinergia Deportiva de mayo del 2010 a la fecha, está cerca de dejar su puesto como tal.

Desde el 2014 se le anda vinculando con una salida y sigue bien firme en su silla.

¿Es cierto eso que anda en el ambiente del Estadio Universitario?

Como yo no trabajo ahí, como mi oficina no está ahí, como no pertenezco a ese equipo, pues no sé. Y como para informar hay que saber, pues le llamé a quien sabe.

Lo molesto muuuy poco. ¿Qué tan poco?, pues si mal no recuerdo, ésta es apenas la cuarta vez que lo busco en los 7 años que tiene esta directiva: mi Judas CEMEX.

"Mira. Existe un esquema en el que él salga en mayo del próximo año. Su labor en el equipo ha sido valiosa, como nadie, como ninguna otra entre los presidentes de los Tigres en toda la historia. Es el de más y mejores resultados...".

Este Judas es de jerarquía en la empresa que hace cemento. No es un "Juan el de los palotes", entonces hay que dirigírsele en un tono distinto a la mayoría de mis informantes.

-"Disculpe", porque a él le hablo de "usted", "¿ya es un hecho que no seguirá más a partir de esa fecha que me dice?".

"Como te comenté hace unos momentos, ése es un esquema, pero decidido no está. El 'Ingeniero' tiene mucha fuerza, mucha vitalidad y preparación, y tampoco se puede tomar la decisión así a la ligera. Así como existe ese esquema de que en mayo (del 2018) termine su valiosa participación, también hay quien pide que se quede más tiempo. Incluso sé que él se quiere quedar. Pero sí, sí es una posibilidad de que ya no esté".

Mi Judas de las oficinas, quien está al lado de una copiadora entrando por la Puerta 13, me comenta que el ambiente en Sinergia es de algo de tensión, ¿por qué?

Porque existen otros puestos que también podrían cambiar. Unos irse y otros dos desaparecer.

La enfermedad del futbol dirá que al sacar esto que sucede en Sinergia, a dos semanas de la Liguilla, es porque quiero desestabilizar a los Tigres.

Imagínense. En el 2011, en pleno lunes de la Final ante Santos, 3 días antes del de ida en Torreón, saqué varios días seguidos que Danilinho había pateado a una menor... y Tigres fue campeón el domingo siguiente.

En el 2015 saqué, tras le Fecha 16, que el "Tuca" Ferretti ya no quería más a Joffre Guerrón, así me lo aseguró mi Judas Jugador en ese tiempo, que no lo consideraba y que no sería ya titular. Semanas después fue campeón ante Pumas.

En el 2016, tras la Fecha 15, publiqué aquí mismo: "Les informo que Ferretti separó a Luis Quiñones. Lo hizo internamente, no se dio a conocer, ya no lo quiere, no desea que siga más", en plena recta final... y el equipo fue campeón ante el Ame.

(Si destaco que en las tres veces fue campeón, es porque es una niñería decir que por información que escribo, un club tan importante se va a desestabilizar. Si una información de un periodista -todas han sido ciertas- desestabiliza, es porque el club está sostenido en una hoja de papel).

El aficionado de tribuna cree que uno piensa como él, que uno quiere hablar mal de un equipo para causar ruido. Lo digo porque hace unos días publiqué que no está descartada una posible partida de Antonio Mohamed. Posible.

¿Qué dijeron los que su vida gira en torno a su equipo?: "¡Quieres desestabilizar!"... increíble razonamiento. Increíble conclusión, de niño de 8 años.

Hoy les conté la situación que se vive en Sinergia Deportiva: ¡Ah, es que quiero desestabilizar a los Tigres!

PD: Aunque no crean, hay quien así razona.

A'i te hablan, Chivas

Consumió alcohol, manejó su auto, chocó en la madrugada y abandonó el lugar de los hechos...

No, no hablo del señorito Alan Pulido Izaguirre, sino de Jorge Escamilla, promesa de la cantera Puma al que habían mandado a Mérida para que viera acción en la cancha, ¡y no en los antros!

Resulta que los Venados le ganaron 3-1 a lo que queda del Atlante, por lo que varios jugadores decidieron que era un buen momento para reventarse, así que se fueron al Tequila, uno de los antros más populares de la capital yucateca, para darle gusto al gusto.

Alrededor de las 3 de la madrugada todos se retiraron a sus casas, menos Escamilla, quien se fue directito a la escuela... y es que en una rotonda se siguió de frente, tumbó una señal, golpeó por un costado un árbol, pegó en una barda, derribó la reja de un colegio y fue a terminar al interior del Centro Educativo Piaget.

Increíblemente, para el estado en el que quedó el Focus y los daños ocasionados, el futbolista no sufrió lesiones de consideración ni tampoco su acompañante.

Pues de inmediato le habló a sus compañeros para pedir apoyo, y coincidentemente unos de los que andaban cerca eran Marcelo Alatorre y José Antonio Medina, quienes fueron a auxiliar a su compañero, pero cuando llegaron Escamilla ya se había dado a la fuga. Supongo que porque no tenía a la mano un chef al cual "prestarle" el auto.

El "Chelo" vio que su compañero había olvidado su celular y unos documentos, así que abrió el auto para tomarlos, pero entonces un policía lo sujetó del brazo, acusándolo de ser el conductor y de obstruir la labor policial.

Alatorre se comenzó a reír y eso puso furiosos a los oficiales yucatecos, quienes lo esposaron junto a Medina... ¡y para la cárcel! por obstruir la justicia. Ahí pasaron 24 horas, en lo que determinaban que efectivamente Escamilla era el responsable.

Los Venados no se anduvieron por las ramas y decidieron dar de baja al jugador, mientras que a Medina y Alatorre los mandaron a entrenar con la Tercera División.

En Venados no hubo directivos que salieran en ESPN a decir...

"El jugador nos dijo que él no iba manejando y que no tenía una sola gota de alcohol... y le creemos a nuestro jugador".

En Venados no ocultan las verdades.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios