martes, octubre 03, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 03 Octubre 2017



Pierden aficionados de Pumas la clase

La condición de local en el Estadio Corregidora fue fatídica para los Pumas en todos sentidos. En la cancha fueron humillados, fuera de ella su afición mostró la peor de sus caras golpeando a seguidores rivales, y tampoco se guardó su rencor con la propia plantilla, a la que despidió a punta de recordatorios familiares.

Lo peor fueron los golpes, pero algo que tampoco le gustará a la directiva de los universitarios es tener que lidiar ahora con el grito de "¡Eeehhh... puuuto!".

El domingo pasado en La Corregidora fue el primer partido como local en el que el público auriazul lo gritó, las pocas veces que pudo por la falta de llegada, al portero rival.

Sí, sí, ya sé que fue lejos de casa, pero ojalá que esto no se haga una costumbre también en el Olímpico Universitario, donde hasta el momento se han portado bien en ese aspecto, pero que de comenzar a contagiarse con esa plaga tendrá que poner a trabajar a la directiva, que muy ocupada debería estar ya para hacer campañas y volver a erradicarlo.

Mr. Keisuke, el rey de los Tuzos

Si hay un jugador al que la directiva del Pachuca trata como rey, ese es Keisuke Honda.

No es una mentira que, desde que llegó a México, el jugador japonés tiene ciertos beneficios que quién sabe si son parte de su contrato o simple cortesía del club para tener al asiático muy a gusto en la Bella Airosa.

¿Por qué les cuento esto? Me chismearon que ayer, antes de que Honda llegara al aeropuerto de la Ciudad de México para viajar con el resto de los mortales, perdón, sus compañeros, dos personas andaban vueltas locas arreglando papeles para que su jefe prácticamente llegara, tronara los dedos y se abrieran las puertas del avión a placer. Y no, no me refiero a Jesús Martínez.

Este par de personas son los asistentes del señor Honda, que como no se le despegan ni para ir al baño, pues se treparon a la gira por España y Holanda. Uno le cargaba la maleta y el IPad a Mr. Keisuke y el otro cuidaba que no le fuera a dar un aire.

En fin, supongo las finanzas andan muy bien en Pachuca, porque hubo hasta para llevar de vacaciones a este par de compadres.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios