lunes, octubre 09, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 09 Octubre 2017



¿Sinergia Unamita?

Dicen algunas voces que rondan la Cantera de Pumas, que Rodrigo Ares de Parga le facilitó tal vez "sin querer queriendo" las cosas a un grupo en el que estaría gente de cierto grupo empresarial que acaba de "desasociarse" de Grupo Pachuca, que tiene desde hace un rato lista una propuesta para cambiar totalmente la estructura del Club Universidad.

Para no hacerles el cuento largo, estos caballeros están listos para llevarle a la UNAM la propuesta de que los Pumas sean puestos en sus manos al estilo Sinergia Deportiva con los Tigres, de tal manera que la Máxima Casa de Estudios finalmente se deslinde totalmente de la administración y explotación del equipo y la marca y la deje en manos de particulares.

Esto, por supuesto, podría sonar a sacrilegio, pero diiicen que los papeles que estarían por llegar a los ojos del rector no sólo aspiran a convencerlo de que Pumas en manos de una empresa privada sería una mina de oro, sino que además han documentado cómo el modelo de Club que tiene actualmente está absolutamente obsoleto y esto ya estaba armado antes del caos de la última quincena, por lo que el bandazo con Egea y el último lugar en el Apertura serán grandes "Plus" para respaldar la idea de que el Club Universidad AC debe cambiar o morir (o descender, para no ser tan dramáticos)...

Por supueeeesto, como la gente a la que me refiero sabe bien su negocio, me contaron que su estrategia no es la de una "toma hostil" del poder, sino que quieren involucrar a los socios y al Patronato, por lo que no veríamos una revolución, sino un proceso que, comentan algunos cuates, ha recibido un "empujón" impresionante por la manera en que el proyecto de Ares de Parga se ha ido al abismo... Habrá que ver...

Junta 'secreta'

Y como la situación está que arde en Pumas, pues ya se movieron las aguas.

Hace unos días hubo una junta en la Cantera, donde se reunieron varias personalidades de alto nivel para discutir el rumbo del Club Universidad.

Cuentan que ese día los empleados del equipo recibieron la tarde libre para que nadie se supiera o pudiera enterarse (y luego chismear) de lo que ahí ocurrió, lo cual no es difícil adivinar: varios pesos pesados le pidieron a Enrique Graue la cabeza de Rodrigo Ares de Parga, pues ya no quieren más escándalos en torno al equipo de futbol, porque de sólo imaginar una nueva derrota en CU con el público ardiendo por el coraje de ver a Pumas en el fondo de la clasificación, es algo que no quieren ver.

Alguno de los asistentes a esa junta me comentó lo mucho que le sorprende cuántos enemigos cosechó Ares de Parga en tan poco tiempo y cuántos errores cometió al darle la confianza a gente que no cumplió con sus expectativas.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios