lunes, noviembre 06, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 06 Noviembre 2017



Sírvanme tres platos fuertes...

A menos de un mes del sorteo de la Copa del Mundo, en la Selección Mexicana ya se frotan las manos para conocer el destino que tendrán en Rusia 2018.

Y a pesar de que el Tri está ubicado en el bombo 2 y eso de entrada le quita del camino a representativos favoritos al título como España e Inglaterra y otros que tienen jugadores para causar auténtico terror como Colombia y Uruguay, me contaron que en el Tricolor quieren ponerse con Sansón a las patadas, así como lo leen, ellos quieren que el grupo que les toque en el Mundial del año venidero sea lo más complicado posible.

Pero antes de que piensen que los federativos y el cuerpo técnico de la Selección Nacinal perdieron algún tornillo, déjenme les platico que esto se debe a que existe la percepción (creo yo bastante acertada) de que México se crece ante las Selecciones favoritas en el rol y que no logra exprimir toda su calidad cuando se topa con cuadros en apariencia más débiles.

Y si nos vamos a los antecedentes en las Copas del Mundo, seguro que a quienes piensan así les asiste la razón, y si no, acuérdense de aquellos memorables partidos de Primera Fase ante Italia en 2002 o ante Brasil en 2014, en contraste con demostraciones miserables como ante Angola en 2006.

Así que si escuchan a los directivos o a Juan Carlos Osorio declarar que quieren quedar en un grupo muy competitivo, créanme que no lo dicen sólo de dientes para afuera. A ver si no terminan arrepintiéndose el día del sorteo.

Los 2 tabiques de Lainez

Tanto que batalla América para mantener a sus futbolistas a raya y el más chamaco les está dando batalla.

Resulta que en ese cálido Nido de Coapa ya ha más de uno que ha puesto a reflexionar por el reciente comportamiento de Diego Lainez, que según me cuentan, no va de acuerdo a un chavito con harta educación y de familia como ya todos lo conocemos.

Si bien los del Ame han blindado a Lainez para no exponerlo a la selva mediática, notaron que el muchachito se les salió del huacal y se subió solito en dos tabiques cuando les llegó el chisme de que se está negando a dar autógrafos y fotos a los aficionados cada que se lo piden de la manera más atenta en zonas mixtas, aeropuertos o lo que me quieran decir.

El problema que eso de negar autógrafos no está para nada bien visto en el América y menos en esta etapa de Miguel Herrera.

Sabemos que el joven Lainez tiene mucho talento como para hacer una buena carrera, pero la verdad es que el futbol es tan injusto que en cualquier momento puede dar un giro dramático.

Ojalá que ahora a sus 17 añitos y que las mieles del éxito le llegan poco a poco, cambie esas formas porque después ya no se quitan y hasta acaban carreras.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios