miércoles, febrero 14, 2018

Columna San Cadilla Reforma - 14 Febrero 2018





Oasis para Damm

Dicen que al perro más flaco se le cargan todas las pulgas, y ese parece ser el caso de Jürgen Damm.

El jugador inició el año de la peor manera porque por andar jugando con cohetes acabó en el hospital por quemaduras en el rostro y después fue protagonista de un escandalito cuando se le quiso fugar a unos policías y aprovechó su zancada y velocidad para abandonar su camioneta y esconderse en un restaurante "El Pollo Loco", temeroso de que lo estuvieran persiguiendo unos maleantes.

Después de este vertiginoso comienzo de 2018, la buena para Damm se produjo en su reciente convocatoria al Tricolor, ya que me cuentan que en Selecciones Nacionales están más que contentos con el futbolista de los Tigres.

Y es que si hay un elemento que ha seguido al pie de la letra el llamado plan de acompañamiento para fortalecer la parte atlética ese ha sido precisamente Jürgen, el cual se ha clavado en los conceptos, como buen estudiante que fue.

Lo mejor para Damm es que en el cuerpo técnico comandado por Juan Carlos Osorio tendrán muy en cuenta la disciplina a la hora de realizar los ejercicios y los resultados obtenidos, claro, en caso de que tengan un dilema para ver a quién trepan al avión cuando a inicios de junio el Tri se vaya a su aventura mundialista.

Otra falla...

Aunque algunos nos resistimos a aceptarlo, cada semana que pasa parece más claro que a Cruz Azul no le importa mucho su equipo femenil.

Al menos eso fue lo que se reflejó el viernes pasado durante el cotejo entre La Máquina y Xolos, disputado en La Noria.

Fíjense que la cuarteta arbitral le llamó la atención al conjunto cementero porque las áreas técnicas de la cancha 1, donde se realizó el partido, no estaban bien pintadas.

Tras disputarse el primer tiempo, los silbantes pidieron al club que usara tantita cal para marcar bien las zonas de los entrenadores.

Para ver si los colegiados no andaban de exagerados me di a la tarea de acercarme a la cancha y me encontré con que sí tenía cal, pero como que del partido de hace 2 fines de semana.

Y no obstante que ni se veían las líneas punteadas que definen las áreas técnicas, todavía los encargados de La Noria minimizaron el incidente, hasta que se dieron cuenta que efectivamente, las líneas estaban para llorar.

No sé ustedes qué piensen pero si Cruz Azul no puede tener en óptimas condiciones las instalaciones para los partidos de su Máquina femenil, qué podemos esperar del futuro de un equipo que desde que nació ha tenido que enfrentar a tantos rivales dentro de las canchas como fuera de ellas...

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios