jueves, febrero 15, 2018

Columna San Cadilla Reforma - 15 Febrero 2018





Vaya ejemplo

La Comisión Disciplinaria tendrá que echar mano de todas sus armas para imponer sanciones en la Liga MX Femenil.

Les cuento que el viernes pasado, después del juego Cruz Azul-Xolas, se suscitó un incidente que fue minimizado por el técnico celeste, Alberto Aguilar, quien después se sacó unas declaraciones que ni cómo ayudarlo.

El partido terminó caliente porque hubo algunos manotazos y varias burlas de parte de las jugadoras azules, quienes luego de anotar el gol que les dio la victoria se dedicaron a proferir insultos "por abajo" a las Xolas, situación que le pasó de noche al árbitro Iván Antonio López... o de plano los ignoró para no meterse en broncas.

Cuando la entrenadora Andrea Rodebaugh juntaba a sus pupilas para dirigirse a los vestuarios, una de las jugadoras de la banca celeste pasó y les gritó que se regresaran a su rancho con su gol en contra.

Gente del cuerpo técnico de Tijuana informó a los representantes de la Federación Mexicana de Futbol.

El auxiliar del cuadro cruzazulino Hugo Santana tuvo entonces la desafortunada ocurrencia de decir a sus pupilas: "Déjenlas, están bien pendejas estas viejas", rematando con un corte de manga.

Si por acciones como éstas se han ido sancionados con toda severidad Miguel Herrera o Hernán Cristante, es de esperar que la Disciplinaria también actúe conforme marcan los reglamentos de la Liga para sentar un precedente importante.

No sé qué pensará la directiva de Cruz Azul, tan cuidadosa con las formas y sobre todo con los valores que maneja el grupo, con estas "enseñanzas" de entrenadores como Santana a las jugadoras.

Cuando Andrea Rodebaugh habló de valores y de cómo se había faltado a ellos, se refería a esta actitud, y cuando se le cuestionó en plena conferencia al técnico celeste, Alberto Aguilar, sobre el punto, su respuesta fue impresionante, pues preguntó que si a alguien le habían pegado (a la estratega o alguna jugadora).

Entonces ¿Es necesario que un auxiliar técnico le meta un empujón o una cachetada a otra jugadora o una chica le pegue a una adversaria para que se tomen cartas?

Incluso, como dicen por ahí, a Alberto Aguilar le hubiera convenido mejor quedarse calladito y hacer una ardua investigación al interior de su vestidor, para ver si se atrevían a confesarle lo inconfesable, porque de inmediato salió en defensa de su auxiliar con un argumento bastante malo.

Podrán decir que se trata de palabra contra palabra, pero no creo, porque ahí estaba gente de la Federación y las jugadoras de Xolas. Además, en las tribunas alguien tomó imágenes de Hugo Santana y su seña, totalmente innecesaria, video que ya circula en algunas redes sociales.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios